Noticias y Precio real del dolar paralelo hoy en Venezuela

Grisanti: El Gobierno no hará nada en 2015 y 2016

Administrador | 12:01:00 |

La banca de inversión Barclays Capital mantiene una percepción muy negativa hacia Venezuela, porque como señala Alejandro Grisanti, jefe de investigaciones económicas para América Latina, sostienen que la ventana de oportunidades que tenía el Gobierno venezolano para ejecutar algunas medidas en materia cambiaria, inflación y de déficit fiscal se ha estado cerrando.

“El Gobierno después de haber anunciado desde hace dos años que ejecutaría medidas ha perdido credibilidad y el volver a generar confianza le costará mucho. Nuestro escenario base es que el Ejecutivo no hará nada de lo que debe hacer para restituir los desequilibrios económicos antes de las elecciones de diciembre. Y como todas las encuestas indican que las va a perder, tampoco lo hará durante todo el 2016”, dijo en entrevista con DINERO.

Acota Grisanti no tener conocimiento alguno sobre una experiencia en la que el Gobierno se sienta obligado a tomar decisiones y que a medida que tenga falta de convencimiento, en esa misma medida, no va a generar la confianza necesaria. “Creemos que esta crisis que ya viven los venezolanos se puede prolongar por 18 meses más y nuestra recomendación a las empresas y a las personas naturales es que busquen planificar en este desierto que existe hoy en día, y aunque ya han caminado buena parte de él, todavía falta mucho para ver claridad. La pregunta es cómo sobreviven”.

Muchos analistas locales sostienen que la economía hará implosión muy pronto, pero para Grisanti ya hay dos problemas importantes que ya explotaron. “Hay una explosión que ya se dio en términos de escasez; el encontrar productos se ha vuelto muy difícil y se pondrá aún más difícil. Al igual que los precios, algunos indicadores apuntan a que en el mes de junio la inflación llegó al 15% mensual, por lo que sigo esperando un deterioro en términos inflacionarios. Estamos en un escenario de crisis continuada, es una crisis que ya arrancó”.

Estrategia para obtener divisas

Venezuela está llevando a cabo una serie de estrategias para obtener divisas en medio de una caída de los ingresos producto de menores precios del petróleo en el mercado internacional. La alta dependencia de las importaciones de bienes y una depresión de la producción nacional que ha generado escasez en el país, hace que el Gobierno tome medidas poco usuales para aumentar su flujo de caja.

“El Gobierno está vendiendo los activos, está obteniendo liquidez para paliar una crisis que se está profundizando. Está tomando en una situación crítica, intentando no tomar las medidas que el mismo Ejecutivo tenía que tomar. Vemos como negativo que el Gobierno se desprenda de activos sin tomar acciones, porque al final es como vender las joyas de la abuela dejando empobrecida a la familia’, afirmó Grisanti.

El economista destaca que entre una de las acciones para obtener divisas de manera rápida, todo apunta a que pudo haberse realizado operaciones de swap con el oro de las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela, ya que se tiene el conocimiento de que hubo contacto con varios bancos internacionales para tratar esta operación, pero los términos del contrato están bajo una cláusula de confidencialidad que impide tener la información exacta de cómo y cuándo fue la transacción.

A pesar de ello y de otras estrategias, los recursos en divisas del BCV continúan sin poder fortalecerse de manera importante.

“Esperamos una caída en las reservas internacionales. Prevemos que en esta segunda parte del año, Venezuela va a reexportar parte de su oro monetario y que lo va a utilizar como garantía de nuevos empréstitos”, agregó.

Recordó el analista que traer el oro a Venezuela ameritó un costo significativo y reexportarlo también lo tendrá.

¿Default?

Venezuela tiene altas probabilidades de ejecutar un impago de su deuda hacia el 2016, en opinión de otras bancas de inversión y analistas locales. No obstante, para Grisanti el Gobierno seguirá haciendo todo lo posible para no caer en default y recuerda las consecuencias que una acción como esta puede generar.

“Un país como Venezuela en el cual su empresa petrolera cuenta con altos activos en el exterior y que pueden estar sujetos a embargo, sería sumamente costoso entrar en un default. Las exportaciones petroleras también podrían estar sujetas a embargo, por lo que no ingresarían dólares para financiar importaciones prioritarias como las de alimentos y medicinas. Por lo que intentar hacer una cesación de pagos podría ser muy costoso para el país y para los venezolanos”, acota.

Intentar realizar un refinanciamiento o un canje de bonos no tendría problema alguno, indica el economista. Sin embargo, detalla que con la desconfianza y la percepción de riesgo país que tienen los mercados internacionales sobre Venezuela sería “imposible”. 

A su juicio, la República tendría necesariamente que proponer correcciones a los desequilibrios económicos, cerrar las brechas cambiarias y “ajustarse el cinturón” (disminuir gasto corriente) para que disminuya la percepción de riesgo y poder así ofrecer un refinanciamiento o canje de deuda.

“En 2012 y 2013 el mercado creyó en la posibilidad de que Venezuela podría cambiar su política macroeconómica, disminuir los desequilibrios e incluso moverse hacia una actitud mucho más amigable con los mercados (internacionales). Eso no sucedió y la inacción del Gobierno, a pesar de haber anunciado que acometería medidas, más la caída de los precios del petróleo, ha sido una combinación que ha hecho que  los inversionistas disminuyan su posición de bonos de la República y Pdvsa de su portafolio”, dijo.

Para Grisanti es “muy difícil” que el Gobierno reinicie relaciones con el Fondo Monetario Internacional, a pesar de haber utilizado los Derechos Especiales de Giro (DEG) que mantiene en la organización. “No me cabe duda que un nuevo Gobierno en su búsqueda por restablecer confianza, por volver a tener acceso a los mercados internacionales, podría construir una relación favorable para Venezuela no solo con el FMI, sino también con el Banco Mundial y con el Banco Interamericano de Desarrollo”.

Con relación al mercado petróleo, Barclays tiene ahora una previsión más optimista. Preveía una mayor baja de la cotización del barril de crudo hacia finales del segundo trimestre y hacia principio del tercer trimestre de lo que está ocurriendo ahora. Sin embargo, esta disminución se está dando producto en parte por el acuerdo con Irán, pero hacia finales del tercer trimestre observa que muy posiblemente ocurran disminuciones en la producción de los Estados Unidos que provocará un incremento en los precios en alrededor de unos 6 a 7 dólares para finales de año y de 8 dólares para 2016. “Es decir, para la cesta venezolano proyectamos un promedio de 51 dólares el barril para 2015 y muy cercano a los 60 dólares para el próximo año”.

Categoria: ,

Deja tu Comentario